¿Los Orientadores Escolares tiene la capacitación y la formación necesaria para elaborar un informe psico-diagóstico de AACC? ¿Qué se puede hacer si no estás de acuerdo con el resultado de la evaluación? ¿Tiene validez legal un informe privado?

 

          Para resolver estas dudas tan comunes entre las familias que se inician en estos trámites, es imprescindible la lectura del artículo publicado por ROS ABOGADOS en el que se profundiza desde un punto de vista legal sobre el papel que juegan los Equipos de Orientación Educativa y los profesionales del ámbito privado en la identificación, evaluación y atención del alumnado con AACC. Lo que sigue es un resumen, podéis acceder al artículo original en el enlace a pie de texto.

           Dice así:

 
 <<El Origen de los Equipos de Orientación Educativa Escolar y de Enseñanza Secundaria, es el más loable propósito: ayudar a los alumnos a desarrollarse adecuadamente teniendo en cuenta su singularidad y aconsejando las medidas pedagógicas más adecuadas para su atención educativa tanto frente a los maestros como frente a los padres, por lo que todos los padres de niños con alguna necesidad educativa especial o específica, o con necesidad de compensación educativa y apoyo, tienen relación con los mismos.

             

          Por lo que se refiere a los Alumnos con Necesidades Específicas de Apoyo Educativo por Altas Capacidades Intelectuales, debemos saber que los actuales Orientadores son Licenciados en Magisterio o Graduados en Educación Infantil o Educación Primaria que, además, pueden tener una Licenciatura/Grado en Psicología, Pedagogía, Filosofía y Letras, incluso ser Graduados Sociales y que han superado unas oposiciones que solo mencionan la existencia de los alumnos con ACIS en un tema de las mismas.

             
Resulta fundamental señalar a este respecto que ni las antiguas Licenciaturas en Magisterio ni los actuales Grados en Educación Infantil o Educación Primaria cuentan con una asignatura en la que se estudie a los alumnos de ACIS.  Si, por ejemplo, miramos los contenidos del Grado en Magisterio en Educación Primaria, establecido por la Resolución de 17 de diciembre de 2012, de la Universidad Autónoma de Madrid, por la que se publica la modificación del plan de estudios de Graduado en Magisterio en Educación Primaria, publicado en el BOE de 29 de diciembre del 2012, nos encontramos con que hay una Asignatura Optativa denominada “Discapacidad Intelectual. Alumnos con Alta Capacidad Intelectual”, dentro de “Mención en Educación Inclusiva”, asignatura que no existía con anterioridad.
 
Pero es más, ni la Licenciatura en Psicología, ni la de Pedagogía, contenían  ninguna asignatura dedicada al estudio de la Alta Capacidad Intelectual y el contenido actual del Grado en Psicología solo contiene una Asignatura Optativa que es “Evaluación en Psicología Clínica” y si nos vamos al Grado de Pedagogía nos encontramos con una Asignatura Optativa que se llama “Diagnóstico y Educación de los más capaces”.
 
Por supuesto, los Grados en Filosofía y Letras no contienen ninguna asignatura destinada a la identificación y atención educativa de los alumnos de ACIS., lo que resulta obvio en los Graduados Sociales.
 
Todo ello nos lleva a una conclusión lógica, que viene siendo denunciada por el propio MEC desde el año 2000:  NO EXISTE FORMACIÓN CIENTÍFICA EN ALTA CAPACIDAD INTELECTUAL en los Orientadores Escolares, formación que solo aquellos que están realmente comprometidos en su profesión, adquieren mediante la realización de cursos especializados o realizando Masters o Postgrados en Alta Capacidad Intelectual y éstos, todavía, son los menos.
 

                 Así pues, lo primero que deberían hacer los Orientadores, es identificarse profesionalmente frente al administrado, pues, por ejemplo, sólo los médicos y los psicólogos clínicos pueden realizar determinadas pruebas diagnósticas clínicas de carácter psicológico a los menores (por ejemplo el WISC-IV –véase la hoja del manual de instrucciones de este test en su página 13 que dice, literalmente, que este test es un instrumento clínico-), tal como establece la Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias 44/2003;  lo segundo, es informar a los padres y/o tutores legales sobre el tipo de pruebas que van a utilizar con el menor, explicar qué tipo de datos pretenden obtener con dichas pruebas y la metodología de trabajo a utilizar, a fin de que los padres puedan decidir si aceptan o no la realización de las pruebas, o lo que la legislación sanitaria denomina “el consentimiento informado” y que se encuentra recogido en la LOE 2/2006 como un derecho fundamental de los padres.  Es más, los menores que tengan suficiente juicio, también pueden opinar en cuanto a la realización de las pruebas en base a la Ley Orgánica de Protección de Menores y la Carta Europea de Derechos del Niño.

 
El incumplimiento por parte de los Equipos de Orientación o funcionario Orientador de estos pasos, conlleva la posibilidad legal de su denuncia ante el Servicio de Inspección y ante el Defensor del Menor, ante los colegios profesionales de médicos y psicólogos y, en último lugar, frente a los Tribunales de Justicia.
 
Una vez realizadas las pruebas pertinentes, los padres o tutores legales tienen derecho a tener copia de las mismas, de los resultados obtenidos y del informe Psicopedagógico en que concluyen, que deberán contener los requisitos establecidos por la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales. 
 
En el caso de que los padres o tutores legales no estén de acuerdo con la Evaluación psicopedagógica realizada y con el Informe del Orientador de Zona que le corresponda, los padres tienen derecho a solicitar una “Evaluación Psicopedagógica de Contraste” a la Delegación Territorial de Educación, Evaluación e Informe que deberá realizar un Equipo de Orientación diferente al que realizó la primera actuación.  Si tampoco nos convence esta Evaluación e Informe, se puede pedir una tercera “Evaluación Psicopedagógica” a la Consejería de Educación correspondiente.
 
En este tema es fundamental conocer la Sentencia del Tribunal Supremo de 12 de noviembre del 2012 en el Recurso de Casación 3858/2011, que establece que, EN EL CASO DE EXISTIR INFORMES REALIZADOS POR PROFESIONALES CUALIFICADOS EXTERNOS a la Administración Educativa QUE DETERMINEN LA ALTA CAPACIDAD INTELECTUAL DE LOS MENORES,  motivados y adecuadamente informados, NO ES NECESARIO REALIZAR MÁS PRUEBAS AL MENOR que, ciertamente, pueden resultar perjudiciales, sino que la actividad de los Orientadores deberá consistir en orientar pedagógicamente la educación más adecuada para el mismo, al margen de la determinación de su condición personal de alumno con ACIS, y que el Orientador SIEMPRE DEBERÁ FUNDAMENTAR MOTIVADAMENTE POR ESCRITO EL RECHAZO DE CUALQUIERA DE ESTOS INFORMES desde la perspectiva de la ética profesional y del conocimiento científico, esto es, un informe clínico médico –de un neuropediatra o un psiquiatra- solo puede ser rebatido por otro médico;  un informe clínico de un Psicólogo Clínico Colegiado, solo puede ser rebatido por otro psicólogo clínico, ser Orientador Escolar no confiere esas competencias por sí solo.
viernes, 28 de noviembre de 2014 >>
 

 

Añado un último apunte de mi cosecha a modo de resumen general:

 

Utilizando un símil médico; si tengo la sospecha de que padezco alguna afección en el corazón me parece lógico y sensato que quién me valore y me trate sea un cardiólogo... no un enfermero, no un traumatólogo, sino un médico con la especialidad en cardiología, que es el único que cuenta con la instrumentación, la metodología y la formación teórico-práctica necesaria como para interpretar de forma fiable los resultados y actuar en consecuencia. ¿Y verdad que nadie (¡y menos un enfermero o un traumatólogo!) pondrá en duda el trabajo del médico especialista? Bien, pues este mismo sentido común es el que se debe aplicar en la evaluación de alumnos con posibles altas capacidades. Exigid profesionales cualificados (que a mi juicio solo pueden ser Licenciados en Psicología y especializados en Altas Capacidades Intelectuales). No os dejéis engañar, estáis en vuestro derecho y es mucho lo que está en juego.

Contacto

Miguel A. Funes

Psicólogo Col. núm.: 20581 (COPC)

C/ Rosselló, 17   Barcelona

 

Horario:  de 9:30 a 20:00

 

Para ponerse en contacto conmigo o concertar una cita, mande un correo electrónico a:

 

psicofunes@gmail.com

 

TODOS LOS DATOS DE CONTACTO AQUÍ

INCREÍBLES. EL GRAN DESAFÍO. Especial Niños

VIERNES 19/07/2013 A LAS 22:00 HORAS

PODÉIS VER LA PROMO AQUÍ

HAZ CLICK EN LA IMAGEN PARA VER A ALEJANDRO EN SU DESAFÍO

¿TE HA GUSTADO? Si te ha gustado la página, te agradecería que lo compartieras en las redes sociales. Dale a Me gusta o Tweetea  ¡Ayuda a que otros la conozcan!

psicologos Superdotación y Altas Capacidades
Tiene instalado un bloqueador de ventanas emergentes. Esta aplicación web solo puede configurarse y mostrarse correctamente si el bloqueador está desactivado.